Tus hijos me vengarán.

Muchos refranes avisan de la importancia de cuidar a nuestros mayores, no solo por ser referencia de sabiduría, o por humanidad, también en defensa propia

Esta era una frase que nos decía mi padre en broma cuando éramos unos pelmas adolescentes. No sé de dónde la sacó, pero podría ser una maldición que se cumpla letra por letra en un futuro no muy lejano.

Conviene recordar a los jóvenes y gobiernos de ahora que antes de dejar a tu padre abandonado, recuerden que su hijo está mirando.

Aplicando esto a la sociedad actual, creo que, al principio de
la expansión del Covid-19, esa ha sido la tentación de esta sociedad hiper
monetizada: dejar de lado como una “consecuencia inevitable” a los mayores
enfermos.

Se procura mantener solo lo rentable económicamente. Sin embargo, ahora estamos viendo, que hay cosas mucho más rentables para el ser humano, como son: la salud, la amistad, el arte, la familia, la naturaleza, la solidaridad. Y descubrimos lo necesario que es vivir y contar con la comunidad para la supervivencia.

Cuando se anunció la pandemia, la mayoría de los países reaccionaron igual, primero miraron para otro lado, luego se preguntaron si no sería peor el remedio que la enfermedad (pensando solo en la economía), y finalmente reaccionaron y entendieron que se trata de salvar vidas humanas.

Cuando estudiaba prehistoria me fascinaba comprobar que, en muchos yacimientos arqueológicos, se descubrían restos humanos de personas que habían muerto de viejas, con enfermedades terribles en los huesos, con las cuales era imposible que hubieran sobrevivido por sí solos. Es decir ya en las cuevas se ayudaba a los vulnerables. ¿Vamos a ser ahora menos civilizados? No entiendo cómo es posible que todavía no se hayan intervenido todas las residencias de ancianos, mandándo con sus familiares a los que estén sanos y a los otros al hospital. O al menos ayudando materialmente y medicalizandolas. Cuando era evidente que serían las victimas más fáciles.

Parece que, cuando nos ha ido un poco mejor económicamente hablando, hemos olvidado cómo los abuelos, han sido durante muchos años difíciles, el apoyo indispensable de las familias trabajadoras, cuidando a los nietos y compartiendo sus pensiones. La mentalidad de «usar y tirar» ha sido devastadora en todos los aspectos, sociales, medioambientales y culturales.

Sin embargo, es cierto que, al tiempo, han surgido multitud
de iniciativas de ayuda, y de solidaridad que se han impuesto sobre las malas
opciones. Y los países han reaccionado y han decidido en la medida de lo
posible no abandonar a sus ancianos, las grandes víctimas de esta crisis.

Quisiera que esta plaga mundial, nos hiciera pensar un poco más en cómo estamos estructurando la sociedad. Espero que nos haga más humanos y volvamos a entender que las personas vulnerables tienen también mucho que ofrecer. Que no podemos quedarnos solo con los más fuertes, porque también pueden ser los más brutos. La fragilidad te otorga un punto de vista mucho más sabio y amplio sobre la naturaleza humana y puede aportar mucho a la construcción de una sociedad mejor y más diversa que a la larga son las comunidades que mejor sobreviven.

Espero que, después de esto, empecemos a valorar menos el dinero y más a las personas, la naturaleza y las cosas que de verdad importan que suelen ser muy pocas y casi todas gratis.

Me gustaría un mundo en el que los niños quisieran volver a ser astronautas, médicos, o profesores en vez de simplemente “ricos” o “famosos”. Pero también me gustaría que quisieran ser viejos. Que aprecien las ventajas de estar por encima de la vanidad, la soberbia, las apariencias, tener esa sabiduría de “verlas venir”, y disfrutar de los pequeños placeres de la vida. Saber que vivir es una acumulación de experiencias, sabidurías y verdades que cuesta mucho conseguir, de hecho, una vida entera.

1 comentario en “Tus hijos me vengarán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.