Iguales pero distintos

Eso es la diversidad, igualdad dentro de la diferencia.

Como en el chiste, no puedes pedir las mismas cosas a diferentes personas. Es evidente que cada uno en cada etapa de nuestra vida destacamos en alguna materia más que en otras, de manera que no se puede pedir todo. Un senior no va a correr los cien metros lisos en el mismo tiempo que un millenial, ni falta que hace además, pero aportará otras cualidades (contactos, experiencia vital y laboral, serenidad…)

Está claro que una empresa privada no es una ong, ni las hermanitas de la caridad, cuesta mucho montar y sacar adelante un negocio. No digo que las empresas sean los malos de la película. Pero sí es cierto que es evidentemente más cómodo para ellos hacer lo de siempre (contratar empleados de entre 30-45 años. Todos con las mismas fuerzas y habilidades, trabajan como piezas de una maquinaria que los agota y sustituye cuando ya están estropeados) sin embargo, pienso que los que antes se adapten a la nueva sociedad emergente (una sociedad con casi 40% de seniors) serán los vencedores. Ya hay muchos anunciantes que utilizan modelos mayores, y situaciones “baby boomers”, lo retro está a la última. Pero se olvidan de que para consumir, hay que tener dinero. Si los senior no pueden trabajar llegará un momento en que tampoco comprarán.

La sociedad la formamos nosotros y deberíamos moldear el sistema según lo que tenemos. Los millenial inmersos en este tipo de producción cada vez tienen menos hijos ya que no tienen tiempo ni ánimo para ello ¿quién comprará o utilizará los servicios que con tanto sacrificio ofrecen los millenials?

De momento tenemos una generación de seniors que han podido jubilarse, que algunos tenían ahorros y que aún consumen lo que fabrican las empresas millenials. ¿Que pasará con los baby boomers? Aún no pueden jubilarse y necesitan todavía de 10 a 15 años de cotización para hacerlo, no les contratan y deberán consumir sus ahorros, si los tienen, mientras esperan una jubilación que será penosa al no haber podido cotizar en los últimos años.

¿No sería más lógico que la empresas, que están formadas por personas que también nacen, crecen, maduran y se jubilan apoyaran la diversidad?¿Como? Entendiendo a las personas como personas no como piezas de recambio.

¿Que sentido tiene venderse como una empresa socialmente comprometida que contrata personas diversas si luego no entiende que deben hacer el trabajo desde su diversidad? ¿Le pedirías a un pez que trepe a un árbol?

Os adjunto un enlace del Confidencial donde se detalla una relación de empresas que realizan acciones de RSC, todas ideas fantásticas y admirables, pero creo que hoy por hoy, se debería crear una RSC de contratación de seniors, esas personas mayores sin trabajo que al caer se llevan por delante las piezas de dominó que tienen debajo.

Deja un comentario